default logo

Declaración Pública

Ante la decisión de la Junaeb de invalidar arbitraria e ilegalmente la resolución Nº15 del 17 de febrero de 2016 que aprobó el contrato suscrito entre esa repartición y nuestra empresa Dipralsa, anulando así el proceso licitatorio en el que nos adjudicamos legítimamente los servicios para las unidades 701, 702, 703 y 705 de la Región del Maule, nos vemos en la obligación de aclarar lo siguiente:

• Estamos ante una arbitrariedad y ante una ilegalidad pues la autoridad tomó una decisión apresurada y sin tener todos los antecedentes necesarios a la vista.

• Nuestra compañía, no falsificó ningún documento, pues entregó toda la información que se le exigía para la licitación, prueba de ello es que la oferta de la empresa fue aceptada por la autoridad el 12 de diciembre, luego adjudicada el 27 de enero y finalmente firmado el contrato el 11 de febrero.

• Asimismo, tenemos el deber de aclarar que el motivo esgrimido por la autoridad para invalidar este contrato no tiene sustento, pues las bases de licitación son claras y sólo exigen la presentación del certificado de línea de crédito a las empresas que llevan menos de seis meses trabajando para Junaeb. Dipralsa lleva más de 27 años en el rubro, por lo que no debía presentar ese documento.

• La autoridad está al tanto de que nuestra compañía tiene el respaldo financiero necesario para garantizar diariamente el servicio a los 276 mil niños involucrados en esta licitación, tal como consta en la información entregada por nosotros, en forma y tiempo, a la Junaeb.

• La invalidación del contrato es un error grueso de la autoridad, que perjudica a 276 mil niños de la Región del Maule y que vulnera nuestros derechos.

• Dipralsa cumplió con las bases de licitación aportando información fidedigna y completa y tras firmar el contrato con la Junaeb realizó una inversión de 3 millones de dólares para garantizar la entrega de las raciones alimenticias a los 276 mil niños a partir del próximo 3 de marzo, día en que comienza el año escolar.

• La compañía presentó sus descargos ante la Junaeb y esperamos que la autoridad recapacite y revierta su decisión. Mientras tanto, recurriremos a todas las instancias que corresponda para exigir el respeto de nuestros derechos.

YERKO MARINOVIC CABALLERIA
Presidente Ejecutivo
DIPRALSA